Este es un post escrito por el blogger invitado Oscar Zapata. Más detalles del autor al final del artículo.


Los sistemas catastrales – inmobiliarios de carácter urbano y rural, se constituyen a partir un conjunto de datos y descripciones de los bienes inmuebles, con expresiones trazables como las de superficie, ubicación, linderos, cultivos o aprovechamientos, tanto de calidades basadas en la valoración de dichas situaciones físicas, jurídicas y económicas que establecen las características de la propiedad territorial y la terminan definiendo en sus diferentes aspectos y aplicaciones del mercado, instrumentos técnicos como la cartografía resultan entonces un soporte gráfico-territorial imprescindible para la gestión catastral y la caracterización del inmueble incluyendo su posicionamiento absoluto en un sistema de geo- referenciacion:

Prioridades como establecer e identificar bienes inmuebles ubicados tanto en el área urbana como en el área rural, Asignar una referencia catastral e implementar el manejo de una plantilla oficial de la planimetría del predio, que es instrumento técnico imprescindible para identificar y localizar los bienes. – Medir superficies.- Apoyar labores de valoración y tasación inmobiliaria, apuntar a un sistema veraz de información catastral. La implementación de los sistemas catastrales en Colombia apuntan de algún modo a la potencializacion de la capacidad de técnica y de gestión de los gobiernos locales, se pueden convertir en retos para enfatizar en el control y manejo de los recursos propios para que las autoridades nacionales puedan de la manera más adecuada garantizar las responsabilidades derivadas de la distribución de tales competencias, la destinación de recursos y las nuevas potestades tributarias producto de la retribución al que conllevan la inversión en la actualización de este tipo de sistemas .

Se vuelve entonces una herramienta fundamental la cartografía catastral de los municipios el mantenimiento y gestión del sistema catastral y de valorización apoyados en medios informáticos. Hoy en Colombia se habla de gestión catastral, establecida de algún modo a partir de un conjunto de operaciones técnico – administrativas orientadas a la adecuada utilización de la información catastral, fijando un punto de partida o concepto donde el predio es la unidad básica urbana de planificación en la medida en que las herramientas, metodologías y la capacitación profesional evolucionan, es la gestión catastral la que se va modernizando, como parte del sistema de plataforma y tecnificación en el que se han venido convirtiendo las ciudades en los últimos años.
La estandarización normativa del Catastro Colombiano en sus aspectos físicos, jurídicos, económicos y fiscales, reglamentaciones del marco normativo, su estructuración e implementación y la inversión que ello demanda en todo el territorio nacional es uno de lo campos de acción del poder ejecutivo a través de instituciones como El IGAC Instituto Geografico Agustin Codazzi, entidad adscrita al Departamento Administrativo Nacional de Estadística – DANE. Catastros como los de distritos capitales o especiales como Bogotá, Medellín, o Cali y los que cuentan con cierta independencia administrativamente del sistema nacional, pero técnicamente deben seguir los procesos y normas que establece el IGAC, quien ejerce el control, asesoría y supervisión de todo proceso de carácter territorial y catastral que ejecutan están entidades, a su vez sirviendo como modelo en algunos casos con implementaciones y aportes decisivos en el tema del ordenamiento y del catastro.


Oscar Zapata es arquitecto egresado de la Universidad Nacional sede Manizales, y Especialista en Diseño Urbano de La Universidad Jorge Tadeo Lozano Bogotá.

¡Únete a nuestra lista para no perderte nuestras actualizaciones!
ÚNETE